Archivo de la etiqueta: pleitos

Hijos de padres divorciados y las consecuencias del divorcio en sus vidas

Por. Adriana De Los Ángeles Flores Pozo

 “Este ensayo se realizo con apoyo de material académico y psicológico, con la intención de encontrar conocimientos que han sido de utilidad para investigaciones en la conducta de niños con padres que se han divorciado. La intención fue describir tal acontecimiento como lo es el divorcio y cuales efectos fueron los comprobados en las conductas de niños y jóvenes. La información aquí espera aclarar si existen consecuencias en los menores, y también que sirva de apoyo para los padres que se encuentran en esta situación. Aquí se encontraran tópicos como la educación del menor y los distintos métodos para abordar un divorcio o separación”.

Este ensayo tiene como finalidad brindar herramientas a padres de familia, docentes y otras personas que se encuentren a cargo de menores. Así como identificar las emociones y conductas del niño ante situaciones que le son ajenas, tales como el divorcio de sus padres, que puede llegar a ser un evento traumatizante o bien armonioso en sus vidas. Se pretende sintetizar las herramientas que se han publicado, tales como investigaciones y ensayos previos, que brinden información necesaria para la comprensión de como una separación o divorcio pueden influir en la vida de un niño, esto de acuerdo al estudio realizado por autores como Riquelme (2005), Benedek (1999) entre otros.

La familia es de una importancia vital para el sano desarrollo de los seres humanos. Sin embargo, en algunas circunstancias, la separación puede ser una medida necesaria cuando la relación de la pareja se ha vuelto muy conflictiva, tiene repercusiones graves sobre los hijos y se han agotado todas las vías para resolver la situación (Pérez, M. Riquelme, 2005).

La disolución legal del vínculo marital es una práctica ampliamente generalizada en el contexto internacional, lo que posibilita que en la mayoría de los países exista el divorcio, aunque con variaciones significativas en los procedimientos para obtenerlo y en las causales que lo justifican (González Fagoaga, 2008). El divorcio fue creado como remedio social contra un matrimonio infeliz, pero en estos últimos años se ha visto que la pareja y gran parte de los hijos de cualquier edad tienden a considerar el divorcio como una experiencia extraordinariamente traumática (Pérez, M. Riquelme, 2005). No hay que minimizar el modo en que será interpretado por el menor, y como influenciara el desarrollo de esta situación toda toma de decisiones que podría devenirle.

Los niños pueden creer que son la causa del conflicto entre sus padres, muchos niños tratan de hacerse responsables de reconciliar a sus padres y muchas veces se sacrifican a sí mismos en el proceso (Benedek, 1999). La pérdida traumática de uno o de ambos padres debido al divorcio puede hacerlos vulnerables a enfermedades físicas y mentales, los padres deben percatarse de las señales de estrés persistentes en sus hijos. Estas señales pueden incluir la falta de interés en la escuela, por los amigos o aún al entretenerse; otros indicios son el dormir muy poco o demasiado y el ser rebeldes y argumentativos con los familiares (Weitzman M, 1998).

La ruptura de la pareja es una de las experiencias más traumáticas y amargas que pueden sufrir los seres humanos(Rojas, 1994). Los actuales valores culturales, que tanto persiguen la calidad de vida y la búsqueda de la felicidad, contribuyen al elevado índice de rupturas de parejas que existe hoy en los países industrializados de occidente (González Fagoaga, 2008).

En su investigación de “El hijo de padres separados”, Riquelme (2005) menciona tres periodos en la separación o divorcio. El período inmediato a la separación se conoce como la etapa aguda y se caracteriza por la agitación máxima y dura unos dos años. Después, la familia entra en una segunda fase de transición caracterizada por cambios más controlados. La tercera y última fase es la pos-divorcio, a la que se llega cuando cesan los principales movimientos familiares de reestructuración y, a veces, después de un nuevo matrimonio (Pérez Riquelme, 2005)

Discusión

Es importante que los padres no coloquen al hijo en una posición de tomar partido cuando los dos adultos más importantes para él tienen criterios tan distintos. Deben ser concretos respecto al futuro de los hijos: el sitio en que vivirán, quién los cuidará, el lugar dónde vivirá el padre no-custodio y la frecuencia de las visitas a sus hijos. Si el niño no quiere hacer la visita es mejor no hacerle sentir culpable, aceptarlo y negociar un próximo encuentro (Pérez Riquelme, 2005). Los padres deben instar a los hijos a que les hagan preguntas y desahoguen sus sentimientos. Conservar a cualquier precio los momentos para estar solo y otros para estar solo con el niño. La separación es un gran choque en la vida del niño. La recomposición familiar rápida es un doble choque cuando el niño no está preparado, es necesario que tenga su ritmo de adaptación.

 Referencias Bibliográficas

  •  Pérez, M. Riquelme, (2005).  Pediatría Integral. Ed. IX. España. Pp. 673-680.
  • Mora, G. (2004).  Familias monoparentales. Ed. XXI. Madrid, España. Pp. 189-96.
  • Ojeda, N. y González Fagoaga, E. (2008). Divorcio y separación conyugal en México en los albores del siglo XXI. Rev. México Social, Vol.70 No.1.
  • Giddens, A. (1998). Familia, matrimonio y vida privada. Ed. SA; Madrid. Pp. 189-227.
  • Rojas, Marcos L. (1994). La pareja rota. Ed. Espasa Calpe SA; Madrid.
  • Weitzman M, y Adair R. (1998). Divorcio e hijos: Niños en riesgo, problemas sociales y médicos. Ed. MacGraw-Hill, Inc. Mexico. Pp. 1451-64.
Anuncios